Un área de cerca de 4.000 metros cuadrados con evidencias de un asentamiento visigodo. Ésto es lo que ha aparecido en los terrenos destinados al campus universitario de Guadalajara tras realizar el correspondiente estudio arqueológico. Los materiales encontrados son habituales a lo largo de la Vega del Henares por lo que no suponen un hallazgo de suma importancia. El descubrimiento no impedirá que continúen con los trabajos de construcción del Campus.

La aparición de cerca de una decena de tumbas confirmaron el origen visigodo de la excavación gracias a su ajuar. Estas joyas sólo han sido halladas en tres de las inhumaciones puesto que en las demás, al tratarse de una población agricultora, sólo se han encontrado anillos y pendientes de bronce de la época. Los materiales encontrados serán depositados en el Museo de Guadalajara.

Compartir →