Espectaculares termas en la villa romana de La Ontavia (Terrinches, Ciudad Real)

Hace aproximadamente 2.000 años un rico terrateniente romano decidió irse de la ciudad donde vivía con ciertas incomodidades, para instalarse con los suyos en el campo en un lugar próximo, bien comunicado mediante la Vía Augusta. El lugar elegido fue el Campo de Montiel, en el término municipal de lo que hoy es Terrinches.

Allí construyó un gran “cortijo”, una villa, en la que él, sus descendientes y su servicio habitaron durante varios siglos, hasta el abandono del lugar durante las invasiones godas.

Muchos siglos después, el Ayuntamiento de Terrinches, apoyado con financiación de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, está recuperando y restaurando aquel conjunto residencial y agropecuario que construyeron sus antepasados. De este Patrimonio Arqueológico cabe destacar el excelente grado de conservación de sus instalaciones termales, que cuentan con piscinas y salas frías, calientes y templadas, además de vestuarios con letrinas.

Más de cincuenta personas, cuatro meses de actividad.

Más de cincuenta personas han participado durante este verano en la investigación y consolidación de esta fastuosa casa de campo de la Antigüedad, de la cual se han descubierto hasta ahora unos 1.500 m2.

La intervención interdisciplinar ha estado dirigida por el equipo técnico de la consultora de Arqueología ANTHROPOS, S.L.

Con él han colaborado la Universidad de Castilla-La Mancha y la Escuela Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Comunidad de Madrid.

La obra ha sido patrocinada por el Ayuntamiento de Terrinches y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

La campaña, que se inicio durante el pasado mes de julio, concluirá a finales de octubre.

Compartir →