040216VABENITEZDELUGO

Durante el descubrimiento arqueológico del cementerio del Cerro de las Cabezas no se causaron daños al Patrimonio.

Tomando en consideración los informes periciales de la Fiscalía y de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha certificando que Luis Benítez de Lugo no había producido daños al Patrimonio Arqueológico el Juzgado nº 2 de Valdepeñas ha emitido un auto determinando el sobreseimiento de este expediente Penal, por inexistencia de evidencias de delito. De esta forma se ha establecido mi inocencia, tras casi dos años de falsas acusaciones de delito. La persecución que el ayuntamiento inició contra mí no ha conseguido su propósito. Yo seguiré trabajando; está por ver si el ayuntamiento seguirá utilizando las instituciones y el dinero público para atacar sin fundamento a un ciudadano.

El ayuntamiento ha hecho el ridículo.

Los ‘daños irreparables y muy graves’, ‘¡grabados por las cámaras de seguridad del Cerro de las Cabezas!’ que figuraban en la denuncia del ayuntamiento, como si yo hubiera sido sorprendido en plena acción delictiva, simplemente son una fantasía del informe arqueológico redactado a instancias del alcalde y firmado por Javier Pérez, Jefe del Servicio de Cultura del ayuntamiento.

Tanto la orden dada desde Alcaldía, como la redacción del informe repleto de falsedades e incorrecciones, así como la difusión mediática de esta denuncia a través de prensa y en varios Plenos, tenían el ánimo evidente de causarme daño en mi imagen pública y profesionalmente.

Lejos de conseguirlo, lo que han hecho el alcalde y sus arqueólogos es el ridículo.

Corrupción

El compartimiento del alcalde es cobarde, porque se escuda en otros que son los que firman los documentos. El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha quitó la plaza al arqueólogo que había sido enchufado por el ayuntamiento e inmediatamente el alcalde dio orden de contratarlo de nuevo, por decreto. Es un claro ejemplo de corrupción, como la que llevó hace unos días al alcalde de Torre de Juan Abad a dimitir. No es aceptable que en La Mancha aún los herederos de los caciques sigan dando empleos a dedo para comprar voluntades a estómagos agradecidos, como si nada hubiera cambiado en España en los últimos 90 años.

Una vez pasada esta persecución y vendetta, por nuestra parte, a seguir trabajando.

Compartir →