Los investigadores creen que esta dieta coincidió con su expansión en Eurasia. Lo han averiguado estudiando los isótopos de los huesos fosilizados. La imagen de los primeros humanos modernos con la lanza en ristre, dispuestos a cazar un venado, podría trocarse desde ahora por otra en la que aparecen empuñando una primitiva caña, si se confirma que hace ya 40.000 años a nuestros antepasados les gustaba el pescado de agua dulce, y que en algunas zonas de China llegó a ser uno de los platos principales de su menú cotidiano. Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo de investigadores chinos, con la colaboración de Erik Trinkaus (de la Universidad deWashington), tras analizar los huesos de los fósiles de un humano moderno de hace 40.000 años. Los huesos, que fueron localizados en la cueva de Tianyuan (a la que debe su nombre, ‘Tianyuan 1’), corresponden a uno de los ‘Homo sapiens’ más primitivos hallados en Eurasia y en su día, cuando se publicaron en la revista ‘Proceedings of National Academy of Science’ (PNAS) causaron un gran revuelo científico. Según defendía entonces Trinkaus, demostraban que los humanos modernos no proceden todos de África, sino éstos se cruzaron con otros más primitivos que habitaban en Eurasia, por lo que la evolución habría sido multirregional, es decir, diferente encada zona.

Análisis de isótopos
Ahora, estos mismos huesos se han sometido a un análisis isotópico y los altos niveles de nitrógeno encontrados reflejan, según publican los investigadores de nuevo en PNAS, un alto consumo de pescado. El dato fue contrastado midiendo también los niveles de sulfuro. No es la primera vez que se detecta el consumo de este alimento en ancestros humanos. De hecho, en Gibraltar ya se ha comprobado que los neandertales comían marisco y peces. La diferencia es que en este caso se detecta este cambio en la dieta en el momento en que se produjo la expansión de la especie y que es la primera evidencia de una explotación significativa de los recursos acuáticos por parte de los sapiens primitivos, algo que sólo se había sugerido en estudios anteriores, según argumentan sus autores. Los paleontólogos, dirigidos por Yaowu Hu, del Instituto Max Planck deAlemania, especulan con que fue el aumento de la población y la presión sobre otros re cursos lo que impulso a ‘Tianyuan 1’ a lanzarse a pescar, aún no se sabe cómo. Recuerdan que en ese tiempo los humanos modernos cruzaron Eurasia y se dispersaron con rapidez. El paleontólogo José María Bermúdez de Castro, no se sorprende de esta dieta de pescado que, afirma, podría remontarse hasta el Homo heildergensis de Atapuerca, donde se han encontrado fósiles de salmones, aunque no se sabe si consumidos o no por homínidos.

Etiquetado con →  
Compartir →