Un equipo interdisciplinar investiga la cueva prehistórica de Terrinches (Ciudad Real)

Castillejo del Bonete es una torre construida durante la Edad del Bronce, 1.850 años antes de nuestra Era, encima de una sima.

Esta fortificación prehistórica protegía tanto la entrada a la cueva como un poblado instalado a su alrededor. En este poblado los arqueólogos han encontrado huesos de ganado, queseras, molinos, silos y también tumbas, alguna de ellas excepcional. Es el caso de un enterramiento doble

Este verano serán realizados trabajos de consolidación y estudio en este yacimiento arqueológico bajo la dirección de los arqueólogos Luis Benítez de Lugo Enrich y Norberto Palomares Zumajo (ANTHROPOS, S.L.), y del restaurador de bienes culturales Javier Menasalvas Valderas.

Estos trabajos se encuentran bajo la supervisión y control de la Dirección General de Cultura, cuyo Director General, Javier Morales Hervás, inspeccionó recientemente el yacimiento junto con la Jefa del Servicio de Arqueología y Patrimonio de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, María Perlines.

El Alcalde del Ayuntamiento de Terrinches, que promueve la intervención, ha señalado el interés del estudio que el Instituto Geológico y Minero está realizando en la zona, bajo la dirección del Jefe de Área del Departamento de Investigación y Prospectiva Geocientífica del Instituto Geológico y Minero de España, Miguel Mejías Moreno. El equipo científico que coordina, en el marco de este proyecto interdisciplinar de investigación prehistórica, acaba de acometer unos trabajos de campo en superficie y subterráneos orientados a aportar datos sobre el uso que nuestros antepasados de la Edad del Bronce dieron a esta cueva. La excavación de sondeos arqueológicos en el interior de la misma que se va a realizar este verano permitirán también avanzar y conocer más sobre este tema.

La sima de Castillejo del Bonete es de gran interés científico debido a que su entrada quedó sepultada y sellada en tiempos prehistóricos, permaneciendo inalterada hasta la actualidad. Es, por tanto, una importante reserva arqueológica para conocer el modo de vida en La Mancha durante la Prehistoria Reciente.
Compartir →