Hallan en Alemania los cadávares enterrados de una familia de hace 4.600 años .
El análisis de su ADN prueba la existencia de una estructura familiar en el Neolítico.

MIGUEL G. CORRAL.

El antropólogo francés Claude Lévi-Strauss aseguraba que el origen de la familia estaba en el matrimonio y lo definió como un grupo formado por dos esposos y por los hijos nacidos de su unión que se mantiene unido por lazos legales, económicos y religiosos. Como es obvio, se refería a la familia en la sociedad occidental moderna.

Para encontrar el origen de la estructura familiar hay que remontarse varios milenios.
El hallazgo, en 2005, de varias sepulturas múltiples pertenecientes al Neolítico superior en Eulau (Alemania) puede suponer para la Antropología un gran paso adelante en la datación de la primera familia. Una investigación, publicada en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) y desarrollada en ese yacimiento, ha demostrado, por primera vez mediante técnicas genéticas, el parentesco de un grupo de personas enterradas juntas hace 4.600 años.
“Tenemos pruebas indirectas de estructuras familiares a partir del Mesolítico, hace 8.500 años, y probablemente también las haya anteriores”, asegura Gonzalo Ruiz Zapatero, director del Departamento de Prehistoria de la Facultad de Geografía e Historia en la Universidad Complutense de Madrid, “sin embargo, esta investigación *supone laprueba de genética molecular más antigua que prueba la existencia de la familia nuclear“, es decir aquella formada por padres e hijos, sin incluir abuelos, tíos o primos. Los investigadores encontraron en total 13 individuos separados en tumbas múltiples. Una de ellas, contenía los restos de un hombre adulto, de entre 40 y 60 años, una mujer, de alrededor de 40 años y dos niños decuatro y de ocho años. Parecía lógico pensar que formaban una familia, pero el buen estado de la mayoría de los cuerpos permitió a los científicos realizar un análisis del ADN presente en sus huesos y dientes para probarlo. “Los lazos genéticos entre los dos adultos y los dos niños enterrados juntos demuestran la presencia de la familia nuclear clásica en un bcontexto prehistórico en Europa central“, afirma Wolfgang Haak, autor principal de la investigación y profesor de la Universidad de Adelaida(Australia). “Su unidad en la sepultura sugiere una unidad también en vida, pero no establece a la familia como un modelo universal ni como la institución más antigua de las comunidades humanas”.
El yacimiento tiene un estado de conservación tan bueno, que los investigadores han podido reconstruir los acontecimientos que precedieron a la muerte de las familias allí enterradas con un enorme detalle. “Medimos los isótopos de estroncio de su dientes para tener una idea de dónde pasaron su juventud los individuos”, cuenta Hylke deJong, de la Universidad de Bristol. “Por ello sabemos que las mujeres se alimentaban en diferente lugar que los hombres y los niños”. Eso facilitaba el intercambio de genes entre poblaciones distintas y favorecía la diversidad genética del grupo. Los investigadores lograron averiguar que todos ellos murieron tras una fuerte oleada de violencia. El cuerpo de uno de los varones adultos presentaba varias fracturas en el cráneo y signos de haber sido atacado por hachas y armas de piedra en su espalda. Además, tiene varias fracturas en los antebrazos y en las manos que dan idea de que intentó defenderse. La mujer alberga un proyectil de piedra entre sus vértebras. Los niños debieron ser tarea más fácil, ya que no demuestran tanta brutalidad. Los científicos señalan en su relato de los hechos la ausencia en todas las sepulturas de adultos jóvenes y de adolescentes. El gran cuidado quese puso en el entierro sugiere que los supervivientes debieron regresar al lugar de la matanza para enterrar a sus muertos, escriben en su trabajo. Muchas de las sepulturas presentaban a los cadáveres enterrados cara a cara o con los brazos entrelazados, lo que también “sugiere fuertes lazos familiares en vida”. Es posible que en la familia occidental moderna presentada por Lévi-Strauss la religión y la institución del matrimonio se hayan erigido en figuras importantes para la estructura familiar. Pero, según demuestra esta investigación, la unión y el apego familiar no necesitan de una cosa ni de la otra. Al menos, no hace casi 5.000 años, en el Neolítico superior.

El codirector de los yacimientos de Atapuerca, José María Bermúdez deCastro, no se imagina a los cazadores recolectores de hace un millón deaños viviendo en familias como las actuales. “No tiene sentido quepensemos en una familia nuclear con tres o cuatro individuos que se unenen un grupo”, explica. “Los individuos de aquella época no vivían durante mucho tiempo. Si un macho moría, la hembra tendría que elegir rápidamente otra pareja. Lo importante es la supervivencia, la procreación, que el grupo se mantenga estable. No es improbable que, como sucede entre los chimpancés, hubiese ciertas preferencias entre machos y hembras, pero no sería una pareja para toda la vida. En un medio tan hostil no podrían andar con tanto remilgo”, apunta.

Método comparativo
Para estudiar las relaciones familiares en el pasado, los investigadores no pueden apoyarse en los yacimientos. El método utilizado es el actualismo. “Si nos aproximamos al pasado, en especies de homininos más primitivas, servirían como referencia los grupos de chimpancés actuales y, según nos acercamos al presente, los grupos de cazadores recolectores que aún existen”, dice. En este sentido, Josep Call, primatólogo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, indica que, dentro del orden de los primates, “la familia nuclear no se halla en nuestros parientes cercanos”. Sin embargo, en especies más alejadas del ser humano, como los gibones o los calitrícidos, el tipo de familia modelo en la sociedad occidental está muy bien representada. Entre los grandes simios, la forma de organización de los gorilas es la que más se parece a la familia nuclear. “Pero en este caso”, cuenta Call, “se trata de un harén, un macho con varias hembras reproductoras y sus dependientes, un tipo de organización que, por cierto, es la que se encuentra más extendida entre las diferentes culturas humanas, no la familia nuclear”. “Formar una pareja sólo por amor es algo propio de la modernidad y de Occidente” Como apunta Call, la familia nuclear no es un modelo universal. Su predominio se circunscribiría a Occidente.
Sin embargo, parece que nisiquiera aquí su presencia es mayoritaria. Nancy Konvalinka, antropóloga de la UNED, recuerda su sorpresa cuando echó un vistazo a los datos del INE sobre la configuración de las familias en España. “En 2001, solo un 38% de los españoles vivían en una familia nuclear, porque no se considera familia nuclear una pareja sola sin hijos, dos personas mayores cuyos hijos ya se han marchado de casa… Dichos como casado casa quiere nos dicen algo sobre la idea que se tiene sobre cómo debe ser una familia, pero se debe más a un ideal que a la realidad”, asegura Konvalinka. La antropóloga apunta a la influencia de sociólogos del pasado, la ficción televisiva e incluso la publicidad de los supermercados como creadores la imagen de la familia nuclear comomodelo. “Sin embargo”, añade Konvalinka, “también eso ha cambiado.Ahora, a veces vemos en los anuncios a una mujer con una niña china, y ni Los Serrano ni la familia de Cuéntame son familias nucleares”.

Grupo indefinible
Definir la familia es una tarea casi imposible, en opinión de la investigadora. “Lo único que podemos decir es que es lo que cada culturadefine como familia”, afirma. “Es cierto que en muchos casos, desde Occidente a grupos de cazadores-recolectores, existe una organización entorno a una familia nuclear de padres con sus hijos, pero hay más posibilidades. Se trata de que sean buenas formas de organización”, concluye. La posibilidad de que la familia nuclear sea un modo apropiado de ordenar la sociedad pudo aparecer con anterioridad, pero es a partir del Neolítico cuando pudo empezar a cobrar mayor importancia.
“Antes del Neolítico, hace unos 11.500 años, cuando nos hacemos sedentarios, los humanos pensaban más en el grupo, no se piensa tanto en el individuo”, asevera Lluis Batista, del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES). A raíz de un cambio climático que obligó a domesticar los cereales y propició la aparición de la ganadería seprodujo un cambio económico que la familia iba a gestionar. “En estosmomentos se empieza a buscar un enriquecimiento propio y de la familia,y aparecen los primeros enterramientos en los que hay objetos a los queno todos tienen acceso”, narra Batista.
“Es posible que la familia fuese una estructura anterior al Neolítico y a la aparición de la propiedad privada, que se fortaleció con este cambio socioeconómico y sirvió para organizarlo”, añade Josep Maria Vergès, codirector del yacimiento neolítico de La Cativera (Tarragona).
“La familia es lo que cada cultura define como familia”, dice una antropóloga.

El éxito como forma de organización fue lo que acabó por aupar a suposición dominante a la familia nuclear.
“Este tipo de familia se trataen realidad de un modelo que en la edad moderna correspondía a la urguesía, las familias de comerciantes que después fueron industriales y finalmente alcanzaron el poder tras la revolución francesa”, afirma Jordi Ferrus, profesor de Antropología del parentesco de la Universidad Miguel Hernández. Después de la victoria, el código civil creado por Napoleón sancionó como adecuado este modelo familiar. “En ese código civil se sacraliza este tipo de familia, con la herencia en su seno y características como la patriarcalidad, la preeminencia de hombres sobre mujeres, y del padre sobre los hijos y del hijo mayor sobre el resto”. Para acabar de afianzar el modelo, se le aplica el barniz de la religión. “El modelo de familia del código napoleónico”, dice Ferrus,“coincide con el modelo de familia que vemos en el Génesis, donde laprimera familia que aparece [Adán, Eva, Caín y Abel] es nuclear”. Así, el que era un modelo sociológico de familia se convierte en el modelojurídico para la sociedad contemporánea. Este tipo de familia se impuso sobre un gran número de modelos que convivieron en Europa durante siglos, desde las extensas en las que convivían dos o tres generaciones hasta las grandes familias eslavas,que podían estar compuestas por más de 50 miembros. Además, se impuso la relación biológica directa como referencia principal en las relaciones de grupo. Antes, en modelos como “la familia troncal en Catalunya, la responsabilidad de la educación no recaía tantoen los padres biológicos como en los jefes de la familia troncal, en los abuelos, que eran quienes supervisaban la educación”, apunta Ferrus. Después, los padres biológicos serían únicos responsables de sus hijos.En torno al amor Las peculiaridades de la familia en Occidente no se reducen a fríos aspectos jurídicos. Se generalizó un fenómeno que puede resultar más simpático. “Ahora, las personas se casan y comienzan una familia en basea una cosa llamada amor, que no tiene que ver con propiedades,expectativas sociales o roles hombre-mujer”, explica Konvalinka. “Hay otros lugares en los que la gente se casa por amor, pero que sea casi la única razón para formar una pareja es algo propio de la modernidad y de Occidente”. Frente a la idea de una familia natural y ejemplo a seguir, el estudio antropológico indica que las circunstancias modelan estas formas de organización que se adaptan y conviven entre sí.
Como el vestigio de la primera familia nuclear, la prueba de esta diversidad podría encontrarse entre los cadáveres de los desdichados que fenecieron en el poblado neolítico de Eulau. Allí, cerca de la pareja enterrada con sus hijos, yacía una mujer junto a tres niños. Dos de ellos eran hermanos, pero no tenían lazos de sangre con ella. Si el difícil salto dado con la hipótesis que apunta al yacimiento alemán como el lugar en el que se enterró la familia nuclear más antigua se acepta, sería posible añadir que convivió con otro tipo de organización familiar. Los modelos sociales tampoco serían monolíticos hace 4.600 años.

“Logramos establecer los vínculos genéticos entre los dos adultos y losdos niños enterrados juntos en una tumba” expresa el doctor Wolfang Haakde la Universidad de Adelaida, Australia, principal autor del estudio. “Y esto revela la presencia de una clásica familia nuclear en un contexto prehistórico en Europa central, que hasta donde sabemos, es la evidencia genética molecular más antigua y auténtica que se conoce hastaahora”, agrega.
Las tumbas contenían muchas mujeres y niños. En total, los científicos encontraron cuatro sepulturas que contenían 13 esqueletos; ocho de éstos eran niños de entre seis meses y nueve años ycinco adultos de entre 25 y 60 años. En dos de las tumbas, los investigadores encontraron ADN bien conservado, lo que permitió hacer comparaciones entre sus ocupantes. Uno de ellas contenía a la familia nuclear y en la otra había tres niños de la misma familia y una mujer no relacionada. Los científicos creen que pudo haberse tratado de una tía o una madrastra. “Las sepulturas eran inusuales por el gran cuidado con que se trató a los muertos”, afirman los autores. “Y lo más intrigante -agregan- es que el arreglo de los muertos parece estar reflejando su parentesco en la vida”. Los investigadores encontraron a varias parejas de individuos enterrados cara a cara, en muchos casos con los brazos y manos entrelazados. Tal como explica el doctor Haak “la unidad de estas personas en sumuerte sugiere una unidad también en su vida. Sin embargo, esto noestablece que la familia nuclear fuera un modelo universal de la época o una institución de las comunidades humanas de la antigüedad”.
Aunque en las tumbas familiares los adultos si miraban hacia el sur,los niños miraban a sus padres. El doctor Haak señala que quien los enterró conocía el parentesco deestas personas. Los científicos encontraron evidencia de que sufrieron una muerte violenta. Tal como dijo a la BBC, la primera vez que vio el sepulcro quedó totalmente conmovido. “Sientes una especie de compasión por estas personas, porque para alguien eran realmente importantes”, afirma el investigador. “Normalmente en la investigación arqueológica no permitimos que los sentimientos interfieran con nuestros juicios. Porque no sabemos si había algún espacio para el amor”. Los investigadores creen que como la mayoría de las personas en las tumbas eran mujeres y niños, lo más probable es que la mayoría de los adultos estaban en otra parte cuando ocurrió el ataque. “Regresaron a casa y encontraron a sus seres queridos muertos. Esto es una suposición, pero es la explicación más probable”, expresa el doctor Haak. La violencia de esta tragedia, dicen los científicos, se ajusta a lo que se sabe de la vida en Europa central en la edad de piedra. La zona tenía tierras fértiles, un clima estable y rutas naturales de acceso, lo que hacía al lugar un sitio muy deseable para vivir. Pero a la vez, estas condiciones crearon competencia entre sus habitantes, lo que condujo a violentas confrontaciones entre una comunidad tratando de desplazar a otra.

Etiquetado con →  
Compartir →