Para las organizaciones ecologistas de La Marina Alta y el Museo Arqueológico de Dénia, las frustradas urbanizaciones programadas en las montañas de los términos de Pego y Gata de Gorgos son dos claros ejemplos de cómo dilapidar un valioso caudal paisajístico y arqueológico, ya irrecuperable, en nombre de un floreciente negocio ahora en quiebra.

El Museo Arqueológico de Dénia asegura que la iniciativa urbanística provocó la destrucción parcial de una cueva de la Edad del Bronce y de varios poblados moriscos.

Compartir →